Geología

Geología


Islandia es la mayor isla situada en la dorsal medio-atlántica. Es un escaparate único para ver de cerca la tectónica de placas. Se encuentra sometida a una fuerte tensión que ejerce en direcciones opuestas, dando lugar a la separación de la placa Eurasiática y la Norteamericana, que se separa anualmente unos 2 cm.
Las grandes placas se componen de un continente y el suelo oceánico limítrofe. Las placas son divergentes, es decir se separan como es el caso de Islandia, o son convergentes, se chocan fuertemente. Su movimiento es provocado por la salida de material del manto incandescente a lo largo de las dorsales oceánicas. Allí las placas son empujadas hacia los lados.
La dorsal medio-atlántica es la mayor de todas las dorsales, su longitud es de 40.000 km. Tan solo un 1% se encuentra por encima del nivel del mar. A comienzos de la era Terciaria, aproximadamente hace 65-75 millones de años, el sistema del atlántico norte comenzó a entrar en actividad. Desde entonces los continentes se separan y el océano atlántico es cada vez mayor. En la gigantesca dorsal medio-atlántica se separan los continentes y se forma nueva corteza oceánica.
Desde la era terciaria el vulcanismo en Islandia no ha tenido grandes fluctuaciones. El mayor acontecimiento tectónico tuvo lugar hace unos 6-7 millones de años, produciéndose una separación de las placas de 50-60 km de Este a Oeste. Las rocas de la era terciaria, con una antigüedad de 14 a 3,5 millones de años, son capas de rocas basálticas sobrepuestas de forma horizontal. El grosor de las capas varía desde 1 metro hasta los 60 metros de grosor, hasta formar estratos de varios kilómetros de espesor.
Geológicamente hablando, Islandia es una tierra joven en constante crecimiento.
 

BANACA TRAVEL

C/ Puerto de Galapagar, 7 - 3ºB. 28031, Madrid /
91 332 64 59
info@banaca.es
CIF: B86094760
C.I.C.M.A. 2502 M-m

Especialistas en viajes a Islandia


Banaca Travel 2011-2017 | Política de cookies

Desarrollo web gestea